Ahorrando plumas: la estrategia del gorrión