Comederos y alimentos para el gorrión.

Una de las claves en el éxito de un comedero es ofrecer el alimento adecuado a la especie de la forma más parecida a como habitualmente se alimenten esas aves.

Aunque los adaptables gorriones pueden aprovechar casi cualquier tipo de comedero, lo cierto es que se sienten más cómodos comiendo en el suelo (izq).

Normalmente los gorriones, buscan su alimento en el suelo, y aunque pueden aceptar perfectamente alimentos presentados de otras formas (comederos de tubo por ejemplo), la forma más fácil de que usen nuestro comedero es optar por uno de “bandeja” o de “tolva”, de forma que tomen en alimento como si estuviera en el suelo. Es más, si tenemos un patio o jardín podemos disponer el alimento directamente sobre el suelo del mismo. La bandeja (o plato bajo la tolva) de este comedero debe ser lo bastante amplia como para que un grupo de gorriones se encuentren cómodos, debe tener un techo que proteja el alimento de la lluvia, y por último la unión entre techo y bandeja debe ser lo más estrecha posible de forma que los gorriones dentro del comedero tengan buena visibilidad en todas las direcciones (lo contrario hará que se sientan vulnerables ante un depredador que se acerque sin poder ser visto).

Comederos tipo tolva (izquierda) y bandeja (derecha), dos diseños que se adaptan bien a los gustos de nuestro amigo.

En cuanto a los alimentos a aportar, al ser omnívoros los gorriones no son especialmente exigentes. Las pequeñas pipas negras de girasol y los preparados de alpiste que encontraremos en cualquier gran superficie son perfectamente aceptados por los gorriones durante el otoño y el invierno. No debemos caer en la tentación de poner pan ni otros restos de bollería, llevan muchos aditivos, cuyo impacto sobre la salud ha sido testado sobre el hombre pero no sobre las aves.

En primavera y en verano, podemos mantener cierta cantidad de estos granos en el comedero, pero debemos incluir alimentos con mayor proporción de proteína, como los preparados para cría o las larvas que se venden en los comercios especializados. El aporte de estos alimentos coincidiendo con la estación reproductora es delicado, por ello si cerca de vuestro comedero hay sitios dónde presumiblemente los gorriones pueden encontrar alimento natural, como pueden ser grandes descampados cubiertos por vegetación, parques urbanos, o simplemente estáis en una urbanización de la periferia rodeados de “campo”, en este caso lo mejor probablemente es suprimir progresivamente el aporte de alimento para que poco a poco vayan buscando este recurso en esos lugares. A partir de agosto podremos volver a reanudar la alimentación.

Luis Martínez Martínez

Área Social – SEO/BirdLife

Contacto: avesdebarrio@seo.org

Fotografías: Shutterstock.com / Luis Martínez

Related Posts