Gorrión común: En busca de la caja nido ideal.

En un mundo ideal, hace mucho que nuestros edificios se construirían o rehabilitarían teniendo en cuenta su función ecológica en el mantenimiento y fomento de la biodiversidad urbana, de forma que integrados en la fachada ya existirían huecos y repisas tanto para el gorrión como para otras especies ( y no sólo aves… ¿que fué de las beneficiosas y fascinantes salamanquesas que no faltaban en ninguna construcción “antigua”? ¿Y si nos acordamos también de esos murciélagos incomprendidos que consumen toneladas de mosquitos en las noches de verano?). Sin embargo lo más probable es que vuestro hogar esté recubierto de unos herméticos y asépticos muros y techos, inútiles para las formas de vida que se esfuerzan por convivir a nuestro lado en la ciudad.

Es aquí donde entran en juego las cajas nido (y también los refugios para otras especies como murciélagos o insectos), que vienen a suplir la posible carencia de huecos disponibles pudiendo ayudar a que aves como el gorrión tengan un poco menos difícil prosperar en la ciudad.

 

Gracias a los huecos entre las piedras de su fachada, una nutrida colonia de gorriones ocupa este edificio tradicional.

 

El diseño

Normalmente el gorrión común no suele considerarse una especie muy selectiva, siendo capaz de ocupar las cajas nido “genéricas” con un orificio de acceso de 32 milímetros de diámetro (es posible que si coges una regla te parezca una medida muy pequeña, siempre pasa, pero la cifra es correcta y un diámetro mayor puede ser contraproducente por la ocupación de otras aves mayores y más fuertes que compiten con el gorrión por estos huecos).

Sin embargo dada la tendencia colonial de la especie, parece que las cajas adosadas tienen una tasa de aceptación mayor que las cajas nido solitarias. Para poder satisfacer este comportamiento podemos optar por dos soluciones, la primera consiste en colocar diversas cajas nido “independientes” unas junto a otras. La segunda es optar por un diseño que integre varios nidales en una única gran caja.

A la izquierda caja nido para gorrión de la marca de la marca Schwegler, en el centro Caja nido de madera de RSPB. Ambas integran tres camaras o nidos. Un efecto similar se puede crear colocando en línea varias cajas individuales como la de la izquierda.

¿Comprar o  bricolaje?

Tanto si elegimos una u otra opción, tendremos que decidir también si adquirir las cajas nido en un establecimiento especializado o construirlas por nosotros mismos. Si bien en casi cualquier país europeo uno puede encontrar cajas nido en una gran superficie comercial, en España suele ser necesario recurrir a la compra on-line, como la de nuestra propia tienda .

Comprar madera es mucho más sencillo en cualquier lugar y con frecuencia en el lugar de compra podrán cortar los listones o tablones en las medidas que nosotros les indiquemos (serrar puede ser la parte más tediosa y delicada en la construcción de una caja nido). En caso de que optemos por comprar la madera, es importante que cumpla estos requisitos: Certificación FSC, apta para exterior, y que no haya sido sometida a tratamientos químicos preservantes (normalmente estas sales tiñen la madera de verde o marrón).

A continuación os vamos a mostrar tanto diseños comerciales adecuados al gorrión, como diseños para construir las cajas de la forma más simple posible.

 
Planos_caja_nido_gorrion
 
montaje-caja-nido-gorrion

Arriba puedes encontrar (y descargar) un diseño de caja sencillo de realizar, con las medidas de cada pieza necesaria y un esquema del montaje paso a paso. Sólo tendrás que tener en cuenta diseñar o elegir el soporte de anclaje a la pared. Hay mil formas de hacerlo, y lo único que importa es que elijas uno lo suficientemente firme para evitar una posible caída de la caja.

Ubicación

La elección de la ubicación será otra clave en el éxito de la acción. Deberemos elegir un lugar tranquilo, no tiene sentido poner una caja nido a metro y medio del lugar en el que nos gusta sentarnos a descansar las tardes de primavera, pues a las aves no les va a agradar nuestra presencia. Tampoco se trata de elegir un lugar por el que no pasemos nunca, simplemente un lugar en el que no permanezcamos tiempo de forma continuada. Si estamos hablando de una edificación de una altura, los nidos los colocaremos a unos 3 metros de altura como mínimo. Obviamente en el caso de una terraza de un piso más alto no tendremos esto en cuenta.

Aunque seguramente has visto muchas cajas colgando de los árboles, los gorriones prefieren cajas ancladas directamente a la pared, como si se tratara de un hueco en un muro de piedra tradicional.

 

Orientación

Por último queda una cuestión importante: la orientación de las cajas. En un país como España, en el que es normal que el periodo reproductor coincida con temperaturas extremas, es importante evitar las orientaciones más expuestas al sol, pues las crías pueden llegar a cocerse en el interior de los nidos por las altas temperaturas.

Luis Martínez Martínez

Área Social – SEO/BirdLife

Contacto: avesdebarrio@seo.org

Ilustraciones: Luis Martínez

Related Posts