11 formas de pajarear desde casa

Tod@s vamos a pasar unos días en nuestras casas (la pesadilla de todo amante de la naturaleza), pero hay soluciones para seguir disfrutando de nuestra afición, aprender y pasar un buen rato. Y para ponerlo más fácil desde SEO/BirdLife os traemos algunas recomendaciones entre las que encontraréis alguna que se acomode a vuestros gustos y necesidades.

1. Pajarear desde la ventana

La grandiosidad de las aves es que están en todas partes y no son pocas las que se dejarán observar desde vuestras ventanas. De hecho, seguro que os lleváis una sorpresa al descubrir un cernícalo, halcón, grupo de milanos negros volando altos en migración, o quizá el primer vencejo que llega a la ciudad. Solo es cuestión de ganas y tiempo. 

Son también numerosas las aves urbanas que se encuentran en celo, como los gorriones comunes, cuyos machos llaman a las hembras desde las puertas de sus nidos, “invitándolas” a valorar por si mismas lo acogedores que son con la esperanza de encontrar una pareja. Así que este tiempo de sobra nos puede permitir detenernos a mirar con más detalle el comportamiento de las aves y descubrir poco a poco a fuerza de observar los mismos individuos, quiénes encuentran pareja, quién se pelea con quién, etc… comportamientos que en otras circunstancias nos suelen pasar desapercibidos.

Una de las posibilidades que brinda prestar atención a las aves más cercanas a nuestro hogar es llegar a conocerlas individualmente. Esta bonita golondrina común eligió como dormidero nuestro tendedero el año pasado. Este 7 de marzo reapareció en el mismo lugar tras su estancia en África y a través de la ventana que nos separa nos volvimos a reencontrar con gran alegría (al menos por mi parte).

2. Descubrir eBird

Recomendar descubrir eBird (ebrid.org) a estas alturas es como recomendar ver Juego de Tronos… Pero estamos seguros de que en realidad más de un@ todavía no conoce la web/aplicación, o no se ha atrevido a rastrear sus posibilidades por pereza o abrumarse ante tanta opción.

eBird es tanto una web como una aplicación móvil (para Android e IOS), que permite a sus usuarios registrar sus observaciones como si de un clásico cuaderno de campo se tratara. Pero hoy no es el día de explicar este interesante y útil uso, si no la otra gran aplicación práctica de eBird: los datos registrados por sus miles de usuarios a lo largo de años que están disponibles para nuestra consulta y de los cuales se puede obtener información muy útil y curiosa.

La clave está en ese botoncito o pestaña de “explorar”, a través del cual podremos conocer en que sitios del mundo se ha registrado la observación de una especie determinada (mapas de distribución). Pero el verdadero jugo está en las secciones de “explorar sitios de interés” y “aves por semana”. Con el primero os recomiendo entrar en modo mapa y hacer zoom sobre él hasta que aparezcan los indicadores de ubicación en el área que os interesa, al clickar sobre uno de ellos os dirá el número de listas existentes y el número de especies registradas en esa ubicación. Ello nos permitirá saber que especies han visto otros observadores allí y cuándo (aves por semana). Por ejemplo si entramos a ver que se ha visto en el tramo del río Manzanares a su paso por Madrid frente a la estación de Principe Pío, observaremos que existen 109 especies registradas (¿Verdad que no está nada mal para un lugar tan “urbano”?), entre ellas gran cantidad de rapaces y como varían las poblaciones de ciertas especies a lo largo del año.

Y claro está, una vez que nos familiaricemos con eBird, podremos registrar y compartir las observaciones que realizamos desde nuestro hogar, con suerte seremos los primeros en nuestra ciudad o pueblo en registrar los primeros vencejos o abejarucos del año.

3. Aprender navegando por nuestra guía de aves

Tanto en nuestra guía de aves online, como en la app Aves de España, encontraremos algo que va más allá de la información que habitualmente se refleja en una guía de aves clásica. En ella podemos encontrar información excelente de cómo y dónde viven nuestras especies, algo imprescindible para interpretar nuestra riqueza natural. Siempre decimos que nuestro trabajo cuando estamos en el campo guiando o formando a un grupo de aficionados no se limita a señalar un ave e indicar su nombre, si no que consiste en dar la mayor información posible sobre ese ave observada para que las personas que nos acompañan sean capaces de contextualizar ese avistamiento con el mundo natural (exactamente lo mismo que hace un guía en un museo delante de una obra de arte).

4. Observar la vida secreta de las aves en nuestras webcams

Una de las maravillas del desarrollo de las comunicaciones, es que ahora podemos ver en directo lo que ocurre en cualquier punto del planeta, algo que también ha transformado y revolucionado el mundo de la ornitología.

En nuestro apartado dedicado a webcams: seo.org/camaras, podrás seguir en directo el día a día más íntimo de muchas aves, observando comportamientos que nunca contemplaremos en nuestras salidas de campo.

5. Descubrir y aprender en Xenocanto

Todos conocemos Instagram, pues imaginemos una web en la que los aficionados en vez de compartir fotos, comparten grabaciones de audio de los sonidos de las aves. Explicado así parece poca cosa, pero xenocanto es una genialidad y un ejemplo más de lo que puede llegar a surgir de la colaboración de miles de personas por todo el mundo.

Recomendamos que nada más entrar en la web, usemos su buscador para descubrir la cantidad de grabaciones que existen para ella a lo largo de toda su área de distribución. Por ejemplo para el mosquitero común, hay 3379 grabaciones en primer plano y 4290 grabaciones de fondo (sí, se llega al detalle de describir otras especies que suenan “de fondo” cuando se graba a una en concreto). Además, en la lista de grabaciones podréis ver una descripción del tipo de canto (alarma, reclamo, cortejo,…) y algo importante: la calidad de la grabación (las mejores están en la categoría “A”).

Un reto fácil de asumir es emplear xenocanto para aprender por ejemplo, a diferenciar las voces del vencejo común y pálido, algo muy útil ya que en vuelo suelen ser imposibles de distinguir con claridad. ¡Y con la práctica los datos que registremos en eBird serán más completos!.

6. Jugar a buscar aves desde casa

Seguro que recordamos la fiebre que desató Pokémon Go, con miles de personas saliendo de sus casas para buscar cosas que no existen. Pues bien, podemos hacer lo mismo pero revertiendo el proceso: buscar desde casa aves que han quedado inmortalizadas gracias a Google Street View. Sí, es un proceso que requiere paciencia pero tiene un punto adictivo y que da más que una sorpresa.

Por ejemplo, ¿somos capaces de encontrar aquí siete gorriones?: https://goo.gl/maps/9MttiJLjJQMzDQFH6 . ¿Y esta fabulosa y organizada colonia de avión común (en la que también se ve a nuestro querido gorrión)?: https://goo.gl/maps/1LzVM8oy3tzaNGpv7

Casi siempre habrá que afinar nuestros sentidos de pajareros para localizar el objetivo, que este caso vuelve a ser un gorrión común aficionado a la comida rápida. ¿Quién lo encuentra?: https://goo.gl/maps/G91RDdnUEabGoDpK7

Incluso pondremos a prueba nuestros conocimientos de identificación, como en este caso con dos aves que parecen rapaces y una en concreto un aguilucho (¿quizá pálido por las fechas y lugar en las que se tomó la imagen?): https://goo.gl/maps/c4T76DFYVbmUFUS87

Además de aves, de cuando en cuando en Google Street View también han quedado inmortalizadas sus observadoras, como en esta típica estampa del salto del gitano en el Parque Nacional de Monfragüe.

7. Debatir y charlar sobre aves

Avesforum es un foro web en el que cientos de aficionados de nuestro país “charlan” sobre aves, lugares de observación, dudas, material óptico, y en general con cualquier tema relacionado con nuestra afición. Si añoramos una conversación con compañeros de afición, entrando en avesforum nos sentiremos entre amigos.

8. Ver películas y series… pajareras

¿Hay películas sobre observación de aves? Sí, ahí va una lista (incompleta) de las que podemos ver:

– El gran año (The Big Year- 2011): comedia en la que los protagonistas participan en una “competición” que se realiza cada año en USA consistente en ver quién es capaz de ver más especies de aves en el país del 1 de enero al 31 de diciembre. Probablemente la más conocida de todas las protagonizadas por “pajareros”.

– A Birder’s Guide to Everything (2013): otra película estadounidense sobre un grupo de adolescentes que trata de localizar una especie presuntamente extinta, interesante de ver con tranquilidad y bien realizada (al menos los cantos de las aves se corresponden con las imágenes que se ven a lo largo del metraje, que no es poco).

– Rare birds (2001): una cinta loca y un tanto surrealista sobre el propietario de un restaurante que se inventa la observación de un rareza para aumentar su clientela entre los incautos twitchers que acuden en su busca. Lo dicho, película muy loca y surrealista.

– Los pájaros (1963): no podía faltar el clásico de Hitchcock aunque no sea estrictamente una película de “pajareros” (al igual que La ventana indiscreta, de tema coincidente con el primer punto de esta entrada).

Pero si lo que queremos es ver una película en la que las aves se conviertan en protagonistas sin querer os recomiendo encarecidamente ver “Che guerrilla” (2008). En la segunda entrega de la obra de Steven Soderberg dedicada al Che solo hay un error: estar grabada en España en vez de en Bolivia. Ver y escuchar al Che bajo uno de nuestros robles melojos mientras de fondo suenan petirrojos, agateadores comunes, o mosquiteros paialbos, no es algo que vayan a percibir muchas personas, pero si estamos entre ellos pasaremos a estar más pendientes del paisaje botánico y sonoro de la película que de la propia historia en sí (nota para productores cinemátrogaficos: ¡Contratad ornitólogos!).

Y además de películas tenemos documentales sobre aves o naturaleza en general. Aquí las opciones son muy superiores con auténticas obras de arte (documentales muy cinematográficos), como las últimas entregas de la BBC de “Dinastías”, “La caza” o “Planeta tierra II”. Solo algunos planos del episodio dedicado al Ártico en “La caza”, representan quizá el más alto nivel estético jamás alcanzado en este tipo de obras.

Y si quieres ver un producto con fauna ibérica no hay dudas: “El hombre y la Tierra” gracias a las remasterizaciones y al toque tan especial de Félix Rodriguez de la Fuente, sigue siendo una opción que no nos decepcionará. Y claro está, no podemos dejar pasar la ocasión de mencionar y recomendar una serie muy especial para nosotros: Red Natura 2000, en la que descubriremos nuestro patrimonio natural y a las personas que viven y trabajan en estos espacios tan importantes para nuestra naturaleza.

9. Bricolaje ornitológico

Si tenemos la opción y las ganas de hacer algo de bricolaje, puede ser un buen y útil entretenimiento construir alguna caja nido para nuestro jardín o terraza. Aquí os contamos cómo construir una caja válida para numerosas especies, aquí como hacer una para golondrinas y aquí cajas de “otro tipo” como lechuzas o refugios para murciélagos.

10. Planificar nuestro jardín para la biodiversidad

Podemos convertir nuestro jardín en el hogar de un sinfín de especies. Nuestra recomendación es comenzar a coger ideas leyendo este fabuloso manual creado por nuestro compañero Ignacio Fernández Calvo “100 recetas para conservar la biodiversidad en las ciudades”, muchas de las cuales serán aplicables en nuestro propio jardín. Así podremos planificar una lista de acciones para emprender en el futuro y ayudar a la fauna urbana.

11. Y para hacer con los más peques…

Si lo que buscamos son ideas para hacer junto a los más pequeños de la casa, entrar en nuestro Club Aventureros es un excelente punto de partida. Aquí encontraremos unas cuantas actividades para realizar, descubrir o jugar.

Related Posts